Close

Coaching ejecutivo para formar liderazgo

El coaching ejecutivo surgió en la década de 1980, ha pasado de ser una herramienta de gestión a convertirse en una opción de desarrollo profesional y empresarial. Según un informe del Lore International Institute, actualmente el 80% de las compañías recurren al coaching ejecutivo.

¿En qué consiste el coaching ejecutivo?

El coaching ejecutivo es un entrenamiento para que los directivos desarrollen las habilidades y actitudes que necesitan para mejorar su actividad profesional, aunque también se persigue una transformación más integral a nivel personal. El coaching no solo potenciará sus competencias profesionales, sino que también ganará en autoconocimiento, autoconfianza, independencia y responsabilidad

El coaching ejecutivo no debe confundirse con los métodos tradicionales de formación, ni con el mentoring, el counseling, la terapia psicológica, ni la consultoría, porque en realidad es un entrenamiento realizado por un coach (entrenador) que, ayuda al coachee (cliente) en el desarrollo de sus habilidades y destrezas, para optimizar el desempeño profesional, empleando una visión general e integral en el análisis de una realidad.

Los programas de desarrollo para líderes empresariales consideran el coaching ejecutivo como una técnica científica importante dirigida a:

  • Líderes, gerentes, directivos.
  • Personas que recientemente han asumido responsabilidades gerenciales.
  • Colaboradores con gran potencial y que, en futuro próximo, accederán a cargos directivos.

Este tipo de coaching persigue diferentes objetivos, aunque el 86% de las empresas lo contratan para mejorar las habilidades de liderazgo de sus empleados con mayor potencial, el 64% quieren que sus nuevos directivos tengan más probabilidades de éxito en la gestión de la compañía y el 59% pretenden ofrecer herramientas a los líderes para que resuelvan mejor los conflictos interpersonales entre los empleados.

Los beneficios del coaching ejecutivo en el ámbito profesional

El coaching ejecutivo es una excelente inversión. Un estudio realizado por MetrixGlobal en una empresa del Fortune 500 reveló que el retorno de la inversión (ROI) del coaching ejecutivo es del 529%. Si se tiene en cuenta su potencial para retener el personal, esta cifra se incrementa al 788%, aunque los beneficios de este tipo de entrenamiento no terminan ahí.

Cuando un ejecutivo accede de manera voluntaria, a formar parte del proceso de coaching ejecutivo para desarrollar nuevas competencias puede obtener grandes beneficios personales y a nivel empresarial, entre los que se pueden mencionar:

  1. Mejora de la imagen empresarial.
  2. Potenciar un liderazgo eficaz.
  3. Facilitar una comunicación fluida.
  4. Aumento de productividad.

Todo a través de los siguientes puntos.

  • Dominar el temor que obstaculiza el desempeño laboral.
  • Aplicar un liderazgo motivador e inspirador entre los miembros de su equipo de trabajo.
  • Desarrollar su capacidad de comunicación personal y laboral.
  • Mejorar sus habilidades para adaptarse al cambio.
  • Fomentar el trabajo colaborativo.
  • Trabajar en las soluciones y no se enfoca solamente en los conflictos.
  • En un equipo de trabajo, aprovechar la creatividad y potencialidades de sus miembros, para aumentar la productividad en la organización.                                        
  • Impulsar con sus acciones el mejoramiento del clima laboral en la empresa.
  • Fortalecer su compromiso con la compañía para el logro de las metas.
  • Perfeccionar su visión de negocios.

Procedimiento para efectuar el coaching ejecutivo

En un proceso tan importante, donde los ejecutivos de una organización pueden auto conocerse y mejorar su motivación, inteligencia emocional, habilidades gerenciales y de liderazgo para que, el proceso sea eficiente y se logren los objetivos deseados se recomienda:

  • Emplear un coach certificado y con experiencia.
  • El coachee debe incorporarse al proceso de coaching ejecutivo voluntariamente, sin presiones y con el firme compromiso de mejorar con un pensamiento positivo y constructivo.
  • El proceso de coaching empresarial, debe tener una duración mínima entre seis meses y un año.
  • La relación entre el coach y el coachee debe ser guiada por un método específico, que genere una excelente retroalimentación.
  • El proceso de coaching ejecutivo debe permitir la medición para determinar su efectividad. Esto se logra mediante el establecimiento de objetivos cuantificables. Además, cuando ocurre un cambio de conducta y adquisición de habilidades y destrezas, se puede decir que, ocurrió transferencia de aprendizaje.

MBI Talent Group, somos una firma innovadora conformada por expertos en estrategia de talento, dinámico y forjados por años en las mejores corporaciones globales.

Acércate a nosotros y pregunta por nuestros programas de coaching ejecutivo, nos ponemos a tu disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leave a comment
Contacto
close slider

    scroll to top