Close

La toma de decisiones en tiempos de crisis.

Sin lugar a duda, el virus COVID-19 ha interrumpido nuestras vidas personales, trabajos y emprendimientos. Esta pandemia y otros eventos similares hacen que nuestros entornos cambien de una manera caótica e inestable fuera de nuestro control, algunas decisiones son fáciles de tomar y otras son más complejas, impactando a muchas partes interesadas e implicando mayores riesgos.

El entorno VUCA es un reflejo perfecto del mundo en el que vivimos aplicado al ámbito empresarial. Este concepto está formado por las siglas en inglés de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. Cada variable se puede definir de la siguiente forma: 

  • Volatilidad en cuanto a la dinámica siempre cambiante de nuestro entorno, la velocidad a la que se dan estos cambios y la escasez de procesos estáticos que nos brinden estabilidad. 
  • Incertidumbre se trata de la escasa previsibilidad con la que las empresas pueden enfrentarse al futuro. Las situaciones imprevistas son cada vez más comunes, lo que resta seguridad a la hora de construir planes estratégicos a largo plazo y deja a las empresas incapaces de adelantarse a grandes coyunturas sociales como la pandemia actual.
  • Complejidad en el proceso de resolución de problemas y toma de decisiones como resultado de lo anterior, se trata de la imprevisibilidad del futuro. 
  • Ambigüedad, se trata de esas situaciones confusas en las que existen múltiples interpretaciones plausibles sobre lo que está sucediendo o lo que significa.

El VUCA, proporciona un lenguaje y un marco para tener una conversación significativa sobre lo que enfrenta nuestra empresa, tanto interna como externamente. ¿Cuáles son nuestros conocimientos? ¿Cuáles son nuestras incógnitas?

Tener en cuenta el VUCA te puede ayudar para la buena toma de decisiones. Como líder, debes ser consciente de los cambios que ocurren a tu alrededor y ser capaz de responder en consecuencia.

Los profesores Hammond, Keeney y Raifa, de la Universidad de Harvard, sostienen que las decisiones acertadas son hijas de un sistema de pensamientos que ayuda a analizar y a reconocer con precisión el momento adecuado para hacer las cosas. 

La toma de decisiones en Recursos Humanos ayuda a las empresas a construir una cultura de compromiso, a establecer; transformar y seguir procesos eficaces de RRHH; reducir costos; canalizar el talento humano; diseñar beneficios y fomentar el desarrollo de empleados para obtener crecimiento económico. 

Cuando se trata de tomar decisiones con implicaciones importantes, Ernesto Weissmann habla de las mejores prácticas para tomar decisiones: analiza múltiples factores, los cuales se podrían resumir, a grandes rasgos, en los siguientes pasos:

  • Evaluación preliminar. Es importante confirmar al principio del proceso de toma de decisiones que la pregunta que se hace es la correcta. Es fundamental utilizar la mejor y más imparcial información disponible.
  • Identificar las partes interesadas. Si bien no todas las partes interesadas necesariamente desempeñarán un papel activo en el proceso de toma de decisiones, el proceso debe considerar a cada participante o grupo según sea necesario. Cualquier decisión, incluso una técnicamente buena, puede conducir a un mal resultado si las partes interesadas con poder e influencia no participan en el proceso en algún nivel y se les da la oportunidad de brindar su aceptación. 
  • Desarrollar escenarios alternativos. Una vez que el equipo de toma de decisiones ha revisado el análisis cualitativo y cuantitativo que rodea al escenario, está listo para considerar escenarios alternativos. Las alternativas deben presentarse de manera que sea fácil para los miembros del grupo de decisión discutir los pros y los contras de cada escenario. Es posible que se requiera información especializada para desarrollar completamente los escenarios.
  • Toma una decisión. Una vez que se establecen los escenarios alternativos y se resume y revisa toda la información especializada, el equipo está listo para discutir cada escenario y tomar una decisión sobre el mejor curso de acción a seguir.

Las organizaciones deben asegurarse de que los procesos internos de toma de decisiones incorporen puntos de vista contradictorios, si es necesario, designar a un abogado del diablo o lo que los militares llaman un “equipo rojo”. El coronel Eric G. Kail, que escribe sobre VUCA y su aplicación en el mundo empresarial, dice que los equipos rojos “no se limitan a disparar agujeros en un plan … [requieren] líderes para ir más allá de “eso no sucederá” a “si esto ocurre”. Los miembros del equipo rojo deben rotarse, dice, y los líderes deben tener cuidado de protegerlos de las reacciones violentas de otros miembros de la organización.

Según el Catedrático de Organización de Empresas, Enrique Claver Cortés, todas las decisiones no son iguales, ni producen las mismas consecuencias, ni tampoco su adopción es de idéntica relevancia. 

Al final del día, tomar una buena decisión requiere buena información y buen juicio. Independientemente de las circunstancias en las que te encuentres, mantén tu espíritu de crecimiento y de aprendizaje, ese mismo que te convierten en líder y/o emprendedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
Contacto
close slider

    Abrir chat
    scroll to top